La diosa Kali trae a nuestra vida cinco grandes enseñanzas que nos ayudan a abrazar a la mujer salvaje que habita en nuestro interior y llevarla a nuestra vida cotidiana. En esta nueva lección del día profundizamos en ellas.


Conectar con la diosa Kali nos puede producir rechazo en un principio porque se aleja mucho de la tradición judeocristiana en la que nos han educado, en la que tenemos que ser buenas, sumisas, obedientes y calladitas; mujeres domesticadas que han olvidado  el poder inherente que existe en abrazar todos los aspectos de la Gran Diosa, entre ellas y principalmente, la mujer salvaje. Sin embargo, la capacidad de mirar a nuestra mujer salvaje nos puede aportar grandes bendiciones.

La diosa Kali trae a nuestra vida cinco grandes enseñanzas:

  1. Activar nuestra fuerza instintiva
  2. Cortar con lo viejo.
  3. Expresar mi rabia y mi agresividad.
  4. Apagar la mente y bajar al cuerpo.
  5. El poder de mi sexualidad.

«La loba, la vieja, la Que Sabe, está dentro de nosotras. Florece en la más profunda psique del alma de las mujeres, la antigua y vital Mujer Salvaje. Ella describe su hogar como ese lugar en el tiempo donde el espíritu de las mujeres y el espíritu de los lobos hacen contacto. Es el punto donde el Yo y el Tú se besan, el lugar donde las mujeres corren con los lobos» (Clarissa Pinkola-Estes).


también te puede interesar…


Rosa Mística

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.