Claves para conectar con tu amante interna

Rosa Mystica_Claves para conectar con tu amante interna

Con la llegada de la festividad de Beltane nos abrimos a conectar con el arquetipo femenino de la amante. En la Rueda Mediciande Gaia, la amante está representada en los mitos y cuentos ancestrales de diosas como Afrodita. En esta nueva píldora de sabiduría femenina para la vida cotidiana nos adentramos en sus enseñanzas y te dejo algunos consejos para poder activarla en ti, si sientes que está dormida.

Te confieso que, de todos los arquetipos femeninos que trabajamos en la Rueda de Gaia, dentro de las enseñanzas ancestrales de la escuela online, la amante es uno de mis favoritos. Ella es la maestra de la alquimia femenina. Activar y corporeizar su energía trae enormes regalos a nuestra vida.

Tienes todas las píldoras de sabiduría femenina para la vida cotidiana en Spotify. Y también en Apple Podcast

Qué nos enseña nuestra ama(n)te interna

Primera enseñanza. La alquimia interior

Nuestra amante interna nos enseña a conectar con la frecuencia del amor y, desde ahí, penetrar el mundo. Pero, nos advierte que, para que esto sea posible, necesitamos enfrentarnos a nuestras sombras y trasmutar los patrones internos que nos impiden realmente conectar con ese amor que somos y que guardamos en lo más profundo de nuestro corazón.

Ella nos enseña a encender nuestro fuego purificador y trabajar con la ciclicidad de nuestro útero para, mes a mes, realizar el proceso de alquimia emocional que necesitamos para alcanzar todo nuestro potencial.

Cuando nuestra amante interna se despierta en nosotras comenzamos a entender el enorme poder de transformación que posee abrazar nuestra ciclicidad y entonces no nos cuesta adquirir un compromiso con nosotras mismas, porque entendemos los enormes beneficios que aporta a nuestras vidas.

Segunda enseñanza. Amarnos a nosotras mismas

Nuestra amante interna se muestra como esa diosa Afrodita que emerge del mar completamente desnuda, preparada para entregarse sin miedo, porque sabe que se ama tanto, que no se siente vacía. No hay carencia en ella, por eso lo puede dar todo. Ahora bien, cuando siente que hay que parar, no tiene problemas en poner sanos límites y decir que no. Sabe cómo expresar su fuerza porque sabe cómo conectar también con las energías de su masculino interno.

Cuando el arquetipo de la amante está dormido en nosotras nos cuesta valorarnos a nosotras mismas y amarnos incondicionalmente, tendemos a dar de más (porque sentimos que no somos suficientes) o permanecemos ancladas en relaciones tóxicas (por miedo a la soledad).

Tercera enseñanza. Conectar con nuestro poder de creación

Nuestra amante interna nos enseña la enorme capacidad de creación que poseemos como mujeres y el modo en que podemos manifestar la vida que tanto anhelamos.

Si está dormida en nosotras, nos cuesta materializar nuestros sueños o dar vida a nuestros proyectos. Cuando la despertamos, nos muestra el camino y los pasos que debemos dar para materializar nuestros sueños.

Cuarta enseñanza. Estar presentes en el cuerpo y desarrollar una belleza consciente

Nuestra amante interna nos enseña a amar nuestro cuerpo-templo y a conectar con la belleza única que poseemos. Nos impulsa a reconciliarnos con nuestra feminidad y cuidar de nuestro aspecto, como un modo de encontrar lo que nos hace realmente únicas.

Y esto puede ser tanto subirte en unos tacones como en unas zapatilla de deporte. Pintarte los labios de rojo intenso o ir con la cara lavada… Nuestra amante interna nos invita a descubrir el significado de la belleza para cada una de nosotras… Para algunas de nosotras esto será decorar su cuerpo con tatuajes, para otra vestir de forma étnica o incluso como una pin-up…

Lo importante es que todas y cada una de las mujeres entienda que la belleza es estar a gusto en nuestra propia piel y seamos capaces de alabar a las mujeres que se atreven a ser fieles a ellas mismas y muestran al mundo su propio ideal de belleza, más allá de las modas y de los cánones que nos impone la sociedad.

Quinta enseñanza. Disfrutar del placer y la sensualidad

Nuestra amante disfruta de todo lo que es carnal porque entiende que todo lo sagrado se vive a través del cuerpo. Cuando nos desconectamos del cuerpo, también nos desconectamos de lo divino y, a la vez, nos desconectamos de la tierra y de toda su sabiduría ancestral.

La amante que vive en nosotras nos enseña a penetrar el mundo a través del corazón y a sanar las heridas que nos impide hacerlo. Sin embargo, cuando el arquetipo de la amante no está activo en nosotras, no somos capaces de abrirnos al placer, ni experimentar la vida a través de los sentidos.

Cómo activamos a nuestra amante interna

A través del fuego sagrado

Cuando activamos nuestro útero y realizamos una sanación profunda de nuestro cuenco sagrado, volvemos a conectar con nuestra enorme capacidad de creación y toda nuestra vida empieza a cambiar de manera casi instintiva: cambiamos de trabajo, comenzamos nuestro propio proyecto, cuestionamos nuestra relaciones o cambiamos de pareja…

Esto es así porque cuando nuestra Kundalini, nuestro fuego sagrado, se despierta, todo lo que estaba encerrado bajo capas y capas de corazas empieza a abrirse y todo en nuestra vida empieza un proceso de transformación… empezando por nosotras mismas.

A través de la sexualidad sagrada

Nuestra amante interna nos recuerda que nuestro cuerpo es un templo sagrado para amar y sentir placer. Al practicar una sexualidad sagrada y consciente, comenzamos a romper con los tabúes judeocristianos que nos han apartado durante siglos de nuestro cuerpo y de nuestra fuente esencial de gozo.

Empezamos también a entender lo que significa realmente la libertad sexual. Honramos nuestros cuerpos y nos damos sólo a aquellas parejas que saben honrar nuestra divinidad y, sobre todo, no juzgamos a aquellas mujeres que gozan sin tabúes de esta libertad.

A través de una activación específica

La activación nos ayuda a llevar al cuerpo la energía arquetípica representada por la amante. De este modo, dejan de ser palabras y teorías, y empezamos realmente a experimentar la fuerza de este arquetipo de transformación.

Todos los contenidos del mes de abril en La Espiral, la membresía de la escuela, están enfocados en ayudarte a despertar a la amante que habita en ti.

Este artículo se publicó originalmente el 1 de mayo de 2020.

La necesidad de aprender a maternarnos

Maternarnos es aprender a convertirnos en nuestra propia madre y empezar a darnos esos espacios de cuidado y amor propio que necesitamos para tomar contacto con nosotras mismas, y atender nuestras propias necesidad para asegurarnos que vibramos en salud, amor propio y vitalidad.

Hace algunas semanas estuve compartiendo mesa redonda con un grupo de mujeres, de diferentes ámbitos, en la que hablamos de igualdad y feminismo.

Durante mi intervención en este evento organizado por el periódico La Verdad, hablé de la necesidad que tenemos las mujeres de aprender a maternarnos y buscar espacios de autocuidado y autoamor que respeten nuestra naturaleza cíclica.

Mi sensación personal fue que me estaba dirigiendo a un público que no terminaba de entender lo que quería decir. Así que hoy, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer, voy a intentar profundizar un poquito más en este concepto y traer algo de luz. Porque, como yo lo entiendo, el empoderamiento femenino es algo que debe suceder de dentro hacia fuera.

¿No puedes quedarte a ver el vídeo? Escucha esta píldora en formato podcast:

Tienes todas las píldoras de sabiduría femenina para la vida cotidiana en Spotify. Y también en Apple Podcast

El Ecofeminismo y el concepto de Madre

Antes de hablarte de qué es esto de maternarnos, tengo que hablarte un poquito del Ecofeminismo.

El Ecofeminismo es una corriente de pensamiento que une el feminismo y la ecología. Y que trae a primera línea del debate social el concepto de madre, como esa persona que ha sido «tradicionalmente responsable de las tareas del cuidado de la vida más frágil (niños/as, mayores y enfermos) y del mantenimiento de la infraestructura material doméstica (la casa, la cocina, la ropa, etc.)».

Esta persona desarrolla una subjetividad «relacional», atenta a los demás y con mayor expresión de la afectividad. Cuando estas características se unen a una adecuada información y una mirada crítica hacia los discursos patriarcales, salen del ámbito privado hacia lo público y se convierten en políticas que se centran en la defensa de la naturaleza, de los demás seres vivos y de los colectivos sociales menos favorecidos.

El concepto de madre que impone el patriarcado es el de una mujer abnegada. Siempre dispuesta a cubrir las necesidades de los demás, y a poner a los otros por delante de una misma. Frente a esto, el Ecofeminismo pone el foco en la necesidad de cuidar al cuidador, en este caso la cuidadora. Y es en este contexto en el que hablo de la necesidad de aprender a maternarnos.

¿Qué significa aprender a maternarnos?

Maternarnos es aprender a convertirnos en nuestra propia madre. Empezar a darnos esos espacios de cuidado y amor propio que necesitamos para tomar contacto con nosotras mismas. Atender nuestras propias necesidad para asegurarnos que vibramos en salud, amor propio y vitalidad.

Todas pasamos por momentos de luz y de expansión, y otros momentos de oscuridad y recogimiento. Muchas veces, estos momentos coinciden con los días en los que estamos menstruando. Pero otras veces no. Hay momentos que sentimos una necesidad de ir hacia dentro. A nuestra cueva interior por alguna situación que nos ha removido emocionalmente, o porque alguien ha venido a tocar allí donde más duele y nos trae emociones de tristeza, abandono o soledad, que necesitamos de algún modo gestionar.

Esta sociedad en la que vivimos nos exige mucho a las mujeres, en todos los ámbitos, y raramente nos permite estos momentos de cuidado propio. Cuando lo hacemos, enseguida nos invade un enorme sentimiento de culpabilidad.

Sin embargo, si tenemos el foco puesto siempre fuera, en los demás, en nuestro trabajo, nuestras parejas, nuestros hijos…, nunca vamos a poder hacernos cargo de nosotras mismas y cubrir nuestras propias necesidades. Y, si no lo hacemos… en algún momento nuestro cuerpo nos lo va a recordar en forma de síntoma, desequilibrio emocional o enfermedad.

Maternarnos no es sólo poner el foco en nosotras mismas y darnos espacios de autocuidado, como puede ser un simple paseo por la naturaleza, una clase de yoga, una sesión de danza o un retiro. También implica una bajada al submundo. Un viaje hacia el interior de nosotras mismas para emerger con una nueva información y con un mayor conocimiento de nosotras mismas.

En este espacio interior podemos sentarnos a oír las voces de nuestra niña interior herida. Podemos aprender a ser las madres que esa niña interior necesita. Maternanos entonces sería tratar a tu niña interior como tratarías a tu propia hija, con la misma abnegación, compasión y amor incondicional que le ofreces a ella.

Te maternas cuando respetas tus ritmos, cuando pones sanos límites, cuando sales de relaciones tóxicas y destructivas.

Te maternas cuando te das lo que necesitas y te quitas lo que deseas, pero sabes que te hace mal.

Te maternas cuando aprender a nutrirte y cuidarte a un nivel físico, emocional y espiritual.

Te maternas cuando encuentras espacios donde el foco sólo va hacia ti misma y para después poder ofrecerte desde un lugar más sano y amoroso.

La relación entre nuestra madre interna y nuestra madre real

Cuando estaba preparando mi intervención en la mesa redonda, vino a mi un artículo escrito por Ximena Nohemí, y voy a citarla a ella cuando dice que el primer referente que tenemos para construir la imagen de nuestra madre interna es nuestra propia madre. A este primer referente se van sumando, con el tiempo, los modelos que tomamos de otras mujeres que han aprendido a maternarse.

Así, con el tiempo, puede ser que esa madre interna que hemos construido para nosotras mismas, se aleje del modelo de nuestra madre real. Y aquí es muy importante entender que para abrazar por completo a nuestra madre internar debemos sanar la relación con nuestra madre real. Entender que nos ofreció aquello que podía darnos, en el momento concreto de su trayectoria vital en el que se encontraba cuando nos estaba criando. Y entender también que ella es una mujer a la que probablemente no enseñaron a maternarse. Y que entraba en conflicto constante entre lo que ella necesitaba y lo que necesitaban los demás.

Aprender a maternarnos como experiencia de vida

Maternarnos es un arte que se va desarrollando a largo de nuestra experiencia de vida, con los vínculos que vamos creando, con el espejo que esos vínculos nos ofrecen de nosotras mismas, y con nuestra capacidad de convertir esa información en aprendizaje y desarrollo personal.

Cuando nos maternamos, nos hacemos responsables de nosotras mismas y ganamos en autoestima. Y eso se refleja en todas y cada una de las áreas de nuestra vida. Además, cuando aprendemos a maternarnos esa cualidad se queda con nosotras y aparecerá precisamente en aquellos momentos en los que nos sentimos más perdida. Para volver a traernos a nuestro centro.

Aprender a maternarnos es clave para mantener nuestra salud y nuestra vitalidad como mujeres, para dejar de entrar en situaciones o relaciones que no nos hacen bien, para nutrirnos, amarnos y cuidarnos a un nivel físico, emocional y espiritual, y para aprender a darnos todo aquello que necesitamos antes de ir a pedirlo, e incluso, exigirlo fuera.

Al convertirnos en la madre que necesita nuestra niña interior asumimos y abrazamos nuestro poder y lo anclamos de dentro hacia fuera.

Las Sacerdotisa de la Diosa | Quiénes son y cómo reconocerlas

Las Sacerdotisa de la Diosa

En esta nueva píldora de sabiduría femenina para la vida cotidiana hablamos de las Sacerdotisas de la Diosa, quiénes son, cómo podemos recuperar sus enseñanzas y cómo reconocerlas.


Escucha todas las Píldoras de Sabiduría Femenina en Spotify y Apple Podcasts.


DESMITIFICANDO EL TÉRMINO «SACERDOTISA»

Lo primero que me gustaría hacer antes de entrar de lleno a hablar de las sacerdotisas de la Diosa es desmitificar el término «sacerdotisa»…, porque la primera imagen que se nos suele venir a la cabeza cuando pensamos en una sacerdotisa es, quizás, una monja de clausura… o ahora que están un poco más de moda, mujeres con velo y tiara en la cabeza… y quizás esta última imagen se acerca más a lo que debieron ser, pero en pleno siglo XXI, nos resulta anacrónica… y nos puede producir el mismo rechazo que la imagen de una monja de clausura. Al menos a mi me lo producía hasta no hace mucho tiempo.

LAS SACERDOTISAS DE LA DIOSA Y LA ESPIRITUALIDAD FEMENINA

Una sacerdotisa de la Diosa no está vinculada a ninguna religión, pero sí a una espiritualidad vivida desde lo femenino. Y esto, ¿qué significa?

En primer lugar, la espiritualidad, en general, te invita a huir de cualquier dogma o cualquier institución religiosa y encontrar la divinidad dentro de ti. La diosa está en todo lo creado y todo lo creado es parte de la divinidad. Tú, yo, todos los seres vivos que habitamos en este planeta tenemos esa chispa de lo divino y, por esa misma razón, todo lo creado es sagrado.

En segundo lugar, supone entender que la Diosa contiene al Dios. Es decir, todo lo que se ha creado procede del principio femenino. Hombres y mujeres, machos y hembras, todos venimos de un útero. Todo lo que existe en el mundo etérico y se quiere manifestar aquí, en la tierra, lo hace a través de un útero físico o energético.

La espiritualidad femenina no niega el principio masculino, lo acoge como una parte importantísima de toda creación. Sin embargo, la parte femenina de la divinidad es lo que se nos ha negado durante demasiados siglos porque el patriarcado la borró por completo del mapa.

La Diosa se exilió y eso nos produjo una enorme herida de separación. Y, desde entonces, allá por año 2000 a.C., andamos todos como perdidos, buscando algo que nos falta, intentando unir lo que está separado. Y no llegamos a entender que el único lugar donde hay que buscarlo es dentro. En nuestro interior ya existe esa unidad diosa-dios, femenino-masculino… pero la mayor parte del tiempo anda como peleados, en discordia, porque hemos olvidado cómo danzar con esta polaridad, cómo hacernos el amor a nosotras mismas.

En tercer lugar, para la espiritualidad vivida desde lo femenino las grandes enseñanzas de nuestra vida, aquello que nos va a llevar a esa unidad anhelada, no se producen en una cueva esperando la iluminación mientras meditamos… No. Las grandes enseñanzas vienen a través de la experiencia y, en concreto, a través del cuerpo y a través de las relaciones.

Por un lado, el cuerpo es el vehículo a través del que experimentamos la vida y debemos honrarlo. Por otro lado, debemos darnos cuenta que estamos en relación con todo y todo lo que está en nuestra vida actúa como un espejo que nos muestra la relación que tenemos con nosotras mismas y con esa polaridad que hay en nuestro interior.

Las Sacerdotisas de la Diosa eran y son mujeres que viven en sociedad, con roles muy diferentes: son madres, amantes, hijas, hermanas, empresarias de éxito, directoras de multinacionales, líderes de sus comunidades, educadoras, cuidadoras, ingenieras…

Las cualidades de una Sacerdotisa de la Diosa

¿Qué es lo que las diferencias de otras mujeres?

Que viven en conexión con la Diosa y esta Diosa se personifica en la Madre Tierra. Reconocen la ciclicidad y los ritmos orgánicos de la naturaleza, y los respetan. Saben que hay momentos de expansión (momentos Yang) y momentos de recogimiento (momentos Yin). Momentos de accionar y momentos de dejarse ser, y descansar. Que hay momentos de crear y momentos de dejar morir. Luz y oscuridad.

Son mujeres que siguen la rueda medicina del año para ganar en autoconocimiento y sabiduría.

Son mujeres que conocen la medicina de la tierra: los aceites esenciales, las hierbas y plantas medicinales, el poder curativo de las piedras. Y también conocen el lenguaje de las estrellas: se saben conectadas con las fases de la luna, el viaje de los planetas y el autoconocimiento que pueda traer la astrología.

Son mujeres que unen el cielo y la tierra.

Muchas de ellas son también mujeres instruidas, que saben que la Diosa nunca desapareció (por mucho que el patriarcado se empeñara) y que se mantuvo latente, esperando el mejor momento para regresar, escondida bajo el lenguaje simbólico de los poemas místicos, las obras de arte y las catedrales.

Por eso, a veces, sus enseñanzas son escurridizas, porque, durante mucho tiempo, fueron peligrosas para las mujeres que las abrazaban. Eran enseñanzas prohibidas de tanto poder que nos dan y, como muchas de nosotras fuimos quemadas por no renunciar a ellas, en las memorias inconscientes colectivas aún está muy presente esa herida y ese miedo.

El poder que nos ofrece la espiritualidad femenina es la conexión con nuestro útero y sus enseñanzas. Esos úteros en los que reproducimos el ciclar de la naturaleza, creamos vida, parimos a la humanidad y nos conectamos con la Diosa que habita en cada una de nosotras.

Nos hemos desconectado tanto de nuestros cuerpos, nuestros úteros, nuestra sangre y la naturaleza que hemos olvidado que somos las representantes de la diosa en la tierra.

¿Cómo reconocer a una sacerdotisa hoy?

En primer lugar, es una mujer con una presencia poderosa.

Esta presencia tiene que mucho que ver con el hecho de haber reconocido y abrazado su poder, de proyectarse desde ese poder y de mantener una vibración alta. Esta presencia poderosa tiene mucho que ver con habitar nuestro cuerpo, habitar nuestra soberanía. Y esto nos lo proporciona una practica diaria centrada en el corazón, en el enraizamiento, la conexión con la tierra y la conexión con el cielo.

Hace muchos años, cuando trabaja en el Museo Arqueológico Nacional, un día vino a visitarnos la actriz Asumpta Serna… a lo mejor algunas de vosotras ni la conocéis… pero, el caso es que recuerdo que ella tenía una presencia tan poderosa que, sólo estaba paseando por las salas del museo, y todo el mundo se volvía a mirarla, por el modo que tenía de caminar, por la energía que emanaba…. Era impresionante…

Después recuerdo que subí con ella en el ascensor y su energía me envolvió, emanaba de dentro de ella y llenaba todo el espacio… fue muy impactante para mi y fue la primera experiencia que tuve de estar junto a una mujer poderosa… y en ningún momento abrió la boca para decir nada… Impresionante…

Esta presencia poderosa también tiene mucho que ver con practicar una belleza consciente. Es una mujer que se sabe nutrir a un nivel físico, emocional y espiritual, y esto hace que emane de ellas una belleza interior que nada tiene que ver con los cánones de belleza que nos han trasmitido, y que solo nos limitan y encorsetan.

Es una mujer que hace de su estilo algo sagrado, que ritualiza su cuerpo y sus espacios, y que sabe que así encarnan a la diosa.

En segundo lugar, es una mujer que sabe quién es y, sobre todo, sabe quién no es. Ha dejado de ser una hija del patriarcado y sabe que todo lo que llega a su vida va a enseñarle algo.

Cuando corporeizamos las energías de la sacerdotisa en nosotras, nuestra personalidad se convierte en una expresión limpia y directa de nuestra alma… y comenzamos a recordar.


también te puede interesar


Las Sacerdotisa de la Diosa