El Invierno es un momento para conectar con la tierra y echar raíces profundas. Raíces que nos permitan, con la llegada de la Primavera, poder desplegar nuestras alas sin perder nuestra esencia. Es también un momento de rendición, quietud y silencio, donde conectamos con el arquetipo de la Anciana Sabia que nos permitirá tejer una nueva realidad. Ella nos enseña que es tiempo de hacer magia.


A todo lo que le pones amor, se vuelve magia. Esta frase resume la energía que tenemos disponible durante el Invierno. Y este amor es, en primer lugar, hacia ti misma. Es un amor que te permite desprenderte del pasado y abrirte a nuevas posibilidades, una vez que has transformado la experiencia en sabiduría.

También es el amor que te permite nutrir las semillas que sembraste durante el Solsticio de Invierno para que puedan echar raíces profundas. Es un mes para conectar con la Tierra, para soñar y visualizar las nuevas creaciones que quieres ver florecer y madurar, desde el conocimiento profunda que te ofrece la sabiduría del ciclo que termina. Es tiempo de hacer magia.

En esta primera Píldora de sabiduría femenina para la vida cotidiana de 2020, te abro mi corazón y te cuento la transformación que he vivido en el último año. Al abrazar la ciclicidad de la naturaleza y el trabajo de desarrollo personal que nos propone la Rueda de Ana.


Te leo en los comentarios.

Con amor, Alicia.

Inake-Habitarte ciclica-Escuela online

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.