Nuestra niña interior mágica es aquella parte de nosotras mismas que se siente amada, nutrida y honrada por ser tal y como es. Cuando conectamos con ella, nos llenamos de alegría, espontaneidad, vitalidad y amor propio. Y esto se irradia a todas las áreas de nuestra vida.


En la píldora de sabiduría femenina para la vida cotidiana que hoy te traigo, hablamos de este arquetipo femenino que habita en el corazón de nuestra propia alma y que es nuestra esencia más genuina.

Esta píldora incluye (en el formato podcast) una pequeña visualización y una danza. ¡Espero que la disfrutes muchísimo!

¿No puedes quedarte a ver el vídeo? Escucha esta píldora en formato podcast:

[spreaker type=player resource=»episode_id=22278296″ width=»100%» height=»200px» theme=»light» playlist=»false» playlist-continuous=»false» autoplay=»false» live-autoplay=»false» chapters-image=»true» episode-image-position=»left» hide-logo=»false» hide-likes=»false» hide-comments=»false» hide-sharing=»false» hide-download=»true»]

Tienes todas las píldoras de sabiduría femenina para la vida cotidiana en Spotify. Y también en Apple Podcast

En la píldora de sabiduría femenina para la vida cotidiana de la semana pasada hablábamos de la niña interior herida y de cómo, al saber escucharla, podemos reconocer el modo en que podemos estar autosaboteando nuestra propia felicidad. Esta semana me gustaría hablar de la niña interior mágica.

Nuestra niña interior mágica es aquella parte de nosotras mismas que se siente amada, nutrida y honrada por ser tal y como es. Cuando conectamos con ella, nos llenamos de alegría, espontaneidad, vitalidad y amor propio. Y esto se irradia a todas las áreas de nuestra vida.

Nuestra niña interior mágica tiene la llave de nuestra felicidad porque es nuestra esencia más pura, aquella parte de nuestra alma que aún no ha sido dañada, que permanece como en un estado neutro en el que existen todas las posibilidades.

Lo que pasa es que a medida que crecemos y nos vamos haciendo adultas, vamos enterrando a esa niña interior mágica bajo máscaras y corazas que en su momento fueron muy necesarias para que pudiéramos sobrevivir, pero que ahora nos ahogan  y nos aprisionan… y nos alejan de esa niña que fuimos, capaz de vivir en el momento presente, expresar sus sentimientos abiertamente, abrir su corazón, ser juguetona, entusiasta y estar llena de vida y energía.

Cuando nos preocupamos por volver a conectar con nuestra niña interior mágica, empezamos a recuperar nuestra verdadera esencia y conectamos con nuestros dones y talentos, que son únicos para cada una de nosotras y que son los regalos que hemos venido a ofrecer al mundo.

Si la semana pasada te decía que es relativamente fácil reconocer las voces de nuestra niña interior herida, especialmente si somos capaces de tomar responsabilidad y ver nuestra propia vida desde una mirada de águila. Saber cuáles son tus dones y talentos también es una tarea relativamente sencilla, siempre y cuando seamos capaces de establecer un diálogo interior con nosotras mismas… y recordar.

Piensa en aquello que se te daba realmente bien cuando eras niña, aquello que realizabas sin esfuerzo y que te mantenía ensimismada, centrada, alegre, vital… porque esos son tus dones y talentos, y es además parte de tu misión.

Y parte de tu responsabilidad como mujer adulta es volver a retomar esos regalos, que son únicos para cada una de nosotras, y ofrecérselos al mundo.

No tiene por qué ser una única cosa. Te hablo un poco de mi experiencia. Cuando tenía 10 años escribí un cuento. Diseñé cada una de las páginas, dibujé las ilustraciones, cada una de esas ilustraciones tenía su pie… me ocupé de hacer la portada y hasta la página de créditos… y lo encuaderné… De adulta, y durante más de 15 años, mi actividad profesional se centró en la edición de libros. Editaba y diseñaba libros de arte. Es uno de mis talentos y lo sigo utilizando ahora para todos los contenidos que genero desde la escuela.

Otro de los lugares en los que me encontraba realmente segura era el cuerpo.

Mover el cuerpo a través de la música y la danza, hacia que volviera a mi y me mantuviera centrada… también me permitía establecer una relación intuitiva con mi cuerpo y entender los mensajes que me envía.

Para mi era muy importante seguir un ritmo, mi propio ritmo, y estar en contacto con el mundo a través de los cinco sentidos y el cuerpo. Ahora lo que hago es acompañar a otras mujeres a volver a reconectar con sus cuerpos desde el goce y el placer. Es algo que se me da bien de forma natural. Es parte de los dones que yo he venido a ofrecer al mundo.

Durante mucho tiempo estuve desconectada de estos dones y muy desconectada de mi esencia, y esto me hacia estar fuera de mi y esperar que otros me dijeran que era lo que tenía que hacer con mi vida. Volver a conectar con mi niña interior mágica y volver a recuperar esas partes olvidadas de mi misma, me llevó a conectar de nuevo con esos dones y encontrar la manera de poder ofrecérselos al mundo.

Para cada una de nosotras este viaje de reconexión con nuestra niña interior es diferente. En la escuela online tienes un mapa, la Rueda de Ana,  la rueda medicina de la diosa, que te puede servir de anclaje y que recoge mi experiencia. Mes a mes, año a año, aprendemos a ir soltando capas y condicionamientos que nos impiden conectar con nuestra esencia y con los dones y talentos de nuestra niña interior… para abrirnos a la vida desde la inocencia, la espontaneidad y la alegría.


Inake-Habitarte ciclica-Escuela online

Entradas recomendadas

2 Comentarios

  1. Muchísimas gracias Alicia! Un placer como siempre escucharte y sentirte.

    • Gracias a ti, bella Nuria, por compartir <3


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.