La Luna llena en Sagitario del 14 de junio cierra un ciclo de manifestación que comenzó seis meses atrás, con la luna nueva en el mismo signo que tuvimos el 4 de diciembre de 2021. Esa luna nueva de diciembre fue el último eclipse de la serie Géminis-Sagitario. Algo que se inició ahí, cierra ahora un ciclo kármico. Las respuestas a esos eclipses se revelan ahora y nos traen un gran regalo.

La Luna llena en Sagitario es especial porque simboliza el cierre de un ciclo de manifestación que comenzó seis meses atrás, con la luna nueva en Sagitario que tuvimos el 4 de diciembre de 2021. Esa luna nueva de diciembre fue el último eclipse de la serie Géminis-Sagitario. Algo que se inició ahí cierra ahora un ciclo kármino. Las respuestas a esos eclipses se revelan ahora y nos traen un gran regalo.

Te cuento mi experiencia personal, por si te sirve de inspiración. En La Espiral, la membresía de la escuela, todas las lunas nuevas celebramos un circulo ritual en el que sembramos las semillas de aquello que queremos ver materializado en cada ciclo lunar. Utilizamos los antiguos ritual de las sacerdotisas de Isis para activar nuestra energía sexual y preñarnos de nuestras propias creaciones

Para ayudarnos en todo este proceso, tenemos un planificador donde vamos apuntando lo que sembramos y lo que se va manifestando, luna tras luna. Al hacer el seguimiento de mi propio proceso de manifestación, para mi ha sido un momento de una gran revelación al ver lo que sembré a través de un trabajo muy potente con mi energía sexual y ver cómo han florecido esas semillas y el gran regalo que me han traído a mi vida.

Las semillas que sembramos son semillas canalizadas y, durante el ritual, trabajamos con nuestros guías para que nos vayan mostrando el camino. Esas semillas que sembré entonces, y que hoy dan sus frutos, tenían mucho que ver con la confianza en mi misma y me anunciaban el salto cuántico que estaba por venir y la nueva mujer que iba a surgir de ahí. Esa es la magia sexual que hacemos en la escuela.

La verdad revelada

La Luna en Sagitario es la guardiana del fuego de la conciencia y el fuego de la verdad. Comenzábamos el mes de junio con una luna nueva en Géminis que nos invitaba a entender el enorme poder que tienen nuestros pensamientos cuando ponemos en marcha toda nuestra capacidad de creación. Allí donde va nuestra mente, allí irá toda nuestra energía sexual y creativa para materializarse. 

Esta luna llena en Sagitario, con la flecha que es símbolo de este signo, nos habla de mantener el foco de nuestra mente y nuestros pensamientos para manifestar aquello que deseamos. Nos enseña a elevar ese fuego creador hacia la conciencia, y cómo a través de la conexión entre la tierra y el cielo alcanzamos nuestra maestría y nuestra soberanía creativa

Si quieres profundizar en este tema te invito a conocer el curso online Mujer creadora, el arte de la manifestación que tienes disponible en la escuela, donde te enseño los rituales de manifestación de las sacerdotisas de Isis. 

Las conversaciones de la Luna llena en Sagitario

Entonces, esta Luna llena en Sagitario nos trae grandes revelaciones. Sin embargo, tanto la Luna como el Sol están en cuadratura a Neptuno en Piscis: encontrar esa verdad que se revela puede no ser tan fácil a primer vista, puede requerir de ti que atravieses la niebla, te quites los velos… o puedes darte cuenta que lo que se revela te abre un abanico de múltiples posibilidades, y comienza entonces una nueva espiral de crecimiento. 

  • Esta cuadratura, en energía alta, es un salto de fe. Una confianza ciega en nuestra propia maestría interior y nuestra guía interna que será la que nos vaya mostrando el camino de esta nueva espiral. Un soltar el control y abrazar el misterio de no saber con certeza hacia dónde voy, pero hacerlo con fe y confianza plena porque nos sentimos sostenidas.
  • En energía baja, esta cuadratura nos trae el peligro de querer perdernos en ilusiones, en ambigüedades, en una mente que puede estar confusa y con falta de claridad. Incluso nos puede llevar al escapismo y a caer de nuevo en los mismos errores y en la antigua versión de nosotras mismas que estamos dejando atrás. 

Esta lunación, por las alineaciones que tiene, nos invita a entender que la mente puede no estar clara, pero el cuerpo y el corazón sí saben el camino. Podemos elegir perdernos o podemos elegir confiar en el misterio y en lo que no vemos, pero está ahí esperando por nosotras para manifestarse. 

Tanto el Sol como la Luna tienen un diálogo fluido con Saturno en Acuario. Lo que significa que el pensamiento se ordena en función de lo honestas y transparentes que seamos con nosotras mismas. Saturno nos pide hacernos responsables de los aprendizajes que hemos ido adquiriendo en los últimos meses, de lo que se ha ido revelando y, también, de las mentiras que nos hemos podido estar diciendo a nosotras mismas para evadirnos. Porque esto nos aleja de nuestra maestría y de construir esas nuevas estructuras que están mucho más acordes con la mujer que somos ahora.

Júpiter, el regente de esta lunación, está en Aries. El gran maestro del zodiaco nos invita a abrazar nuestro propio liderazgo interno para emprender ese nuevo camino que se abre paso ahora delante de nosotras. Nos aporta motivación y una energía de inicios para tomar decisiones importantes que nos vayan alineando con nuestra propia verdad. 

Esta energía viene además impulsada por Marte en Aries, en conjunción a Quirón. Tanto Marte como Quirón nos invitan a supera las antiguas heridas que nos impiden abrazar nuestro liderazgo y soberanía creativa, como el miedo al rechazo o al fracaso. Nos piden que nos comprometamos con nuestra propia sanación, con voluntad y coraje, porque, en esas nuevas estructuras que estamos creando, ya no hay espacio para lo viejo.

Mercurio se encuentra en el grado 0 de Géminis. Es un grado semilla, un grado con mucho poder. Y allí, el mensajero de los dioses nos abre opciones y nuevas perspectivas. Nos aporta agilidad mental y el deseo de comunicar lo que hemos estado viviendo en nuestro proceso interno. También nos recuerda, de nuevo, que tenemos el poder de crear a través de nuestros pensamientos y que debemos actuar de forma madura para materializar nuestros deseos.

Venus, el camino a la evolución

Poner la mente al servicio del cuerpo y del corazón es la clave en todo esto, porque Venus en Tauro es la brújula que nos está indicando el camino hacia nuestra evolución. La diosa nos pide conectar con el ritmo cíclico de nuestro cuerpo y los deseos de nuestro corazón, y gozar de la nueva espiral de crecimiento que se abre delante de nosotras.

El sábado pasado, 11 de junio, Venus se unió a Urano y mañana, 15 de junio, se une al Nodo Norte. La antigua versión de nosotras mismas ya no se sostiene y estamos construyendo una nueva versión, mucho más alineada con nuestros deseos más profundos.

Pero, entre lo viejo y lo nuevo, hay una inestabilidad y una falta de certeza que, a veces, nos resulta difícil de sobrellevar. Venus te pide que escuches a tu cuerpo y sigas a tu corazón. Y ambos, tanto el cuerpo como el corazón hablan desde la frecuencia del amor: una expansión cuando es un gran Sí y una contracción cuando es un gran No. Este pulso alquímico es el que estamos trabajando en La Espiral para ayudarnos a transitar estos momentos de cambios profundos. 

El cuerpo y el corazón, el potencial para crear una nueva realidad

Durante esta lunación lo planetas personas están en residencia. Mercurio está en Géminis, Marte en Aries y Venus en Tauro impulsándonos a ir hacia adelante. Hay un gran potencial para que, una vez que la verdad se ha revelado, seamos capaces de crear una nueva realidad, a nivel personal y, también, a nivel colectivo.

El tiempo es ahora.

También te puede interesar

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.