Equinoccios y Solsticios marcan momentos del año donde la energía de la Tierra cambia, de la luz a la oscuridad y de la oscuridad a la luz. Los Equinoccios son momentos de balance entre estas dos energías. En esta nueva Píldora de Sabiduría Femenina hablamos de las energías que tendremos disponibles durante el Equinoccio de Libra y cómo nos pide transformarnos a través de nuestros vínculos.

Los rituales de los Equinoccios y los Solsticios son umbrales, pasarelas entre las energías de dos estaciones. Las ceremonias asociados a ellos nos permiten agradecer lo recibido y prepararnos para acoger lo que viene, con el fin de armonizarnos con los ritmos orgánicos de la Madre Tierra. 

Cada uno de ellos es la puerta de entrada a una estación. Son fenómenos astronómicos concretos, que se dan dos veces al año. Y son eventos astrológicos que están ligados a las energías de los signos cardinales: Libra-Aries, Capricornio-Cáncer. 

Desde antiguo, las sociedades ancestrales celebraban estos momentos de transición como un modo de honrar la danza de las polaridades que da origen a la vida y marca el ritmo de la creación. 

Ayer, 22 de septiembre transitaremos el umbral del Equinoccio en Libra, signo que rige Venus: marca la entrada del Otoño, para el Hemisferio Norte, y de la Primavera para el Hemisferio Sur. 

En el Equinoccio de Otoño nos sentimos llenas de gratitud por todo lo que hemos recibido y por todo aquello que hemos manifestado en la mitad luminosa del año. Ahora nos preparamos para retornar hacia nosotras mismas. 

En el Equinoccio de Primavera sentimos el deseo de ir al encuentro del otro, de crear de nuevo, después de haber dejado que nuestra energía sexual creativa descanse en las profundidades de nuestra tierra interna. Nos anima una fuerte pulsión de vida.

Los Equinoccios suponen un cambio sutil de nuestra energía sexual creativa desde el interior hacia el exterior, y desde el exterior hacia el interior. 

Nos conecta con la danza de las polaridades entre el eje que forman los signos cardinales Libra-Aries, del Yo al Nosotros y del Nosotros al Yo.

El Equinoccio en Libra nos ofrece tres meses enfocados en relaciones para crear un balance equilibrado entre el Yo y el Nosotros. Cuando el Sol entra el el signo de Libra, se observa la bóveda celeste para observar cómo está el cielo en ese momento. Esto va a marcar la energía disponible que tendremos durante las próximas semanas, hasta la llegada del Solsticio en Capricornio.

Esta energía está marcada por tres eventos importantes:

⚜️ La cuadratura entre Saturno y Urano.

⚜️ La cantidad de planetas retrógrados que hay en el momento del Equinoccio.

⚜️ La conjunción que el Sol hace con Mercurio y Venus.

En esta Píldora de Sabiduría Femenina profundizamos en la energía disponible. Es la primera parte del Ritual de Celebración del Equinoccio que realizamos ayer, 22 de octubre.

También te puede interesar

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.