Inake-los-cinco-ritos-tibetanos

El ser humano está formado por diferentes cuerpos. Por encima de nuestro cuerpo físico, material, hay una energía vital que los hindúes llaman prana y la Medicina Tradicional China, Qi. Esta energía vital circula por todo el cuerpo a través de unos canales: nadis para los hindúes, meridianos para los chinos. Nuestro cuerpo físico estará mejor o peor en función de la energía que por él circule. Los chakras son los centros energéticos en donde se concentra esta energía. Para que nuestro cuerpo esté saludable y de aspecto juvenil precisa que estos chakras estén equilibrados y que la energía que a través de ellos circule sea la correcta. Mejorar nuestra energía permite que nuestro cuerpo esté mejor, y esto se consigue de diferentes maneras. Una de ellas es a través del movimiento consciente.

Los monjes tibetanos tienen un sistema propio para equilibrar los chakras de modo que podamos conservar la salud. En Occidente estos ritos se conocen con el nombre de los cinco ritos tibetanos de la eterna juventud. Quizás esta afirmación sea un poco exagerada, pero lo cierto es que se trata de una serie de ejercicios muy sencillos para equilibrar el cuerpo, la mente y el espíritu que, realizándolos de forma habitual, nos aportan flexibilidad y vitalidad además de tonificar nuestro cuerpo, pues trabajan todos los músculos principales y ayudan a mejoran el equilibrio. Todo esto sin importar la edad que tengas.

Te recomiendo que aproveches estos días de verano para aprender esta sencilla práctica, que únicamente te tomará 15 ó 20 minutos al día. A mi, personalmente, me gusta hacerla por la mañana, antes de desayunar, pero verás que puedes hacerla en cualquier momento.

Esta disciplina trabaja con los siete centros primarios de energía  o chakras, que se ubican a lo largo de la columna vertebral, y los dos secundarios, que se encuentran en las rodillas. Además, estos ejercicios se realizan en coordinación con la respiración, para conseguir restablecen y desbloquean la energía de nuestro cuerpo.

Cuando se realizan por primera vez, es importante realizar únicamente tres repeticiones de cada rito e ir aumentando progresivamente su número cada semana, hasta llegar a 21. Esta progresión se debe realizar en repeticiones impares: 3, 5, 7, 9… pues se considera que los números más perfectos son los impares. Si eres practicante habitual de yoga puedes empezar con siete o nueve. Además, es conveniente que después de cada uno de los ritos hagas un descanso de medio minuto para permitirte estabilizar, retener y hacer circular la energía del cuerpo.

SECUENCIA PARA PRINCIPIANTES

Durante la primera semana realiza tres veces cada rito. Después, aumenta dos repeticiones cada semana, hasta llegar a 21:
• 1ª semana: 3 veces cada rito
• 2ª semana: 5 veces cada rito
• 3ª semana: 7 veces cada rito

En la 10ª semana llegarás a repetir 21 veces cada rito. Ten paciencia, lo más importante es mantener la constancia y llevar una alimentación sana.

INAKE-5-RITOS-TIBETANOS-RITO-1RITO 1: EL REMOLINO

Ponte de pie con los brazos totalmente extendidos y horizontales al suelo, palmas hacia abajo, brazos en línea con los hombros. Coloca tus pies abiertos en línea con las caderas. La corona de tu cabeza debe apuntar hacia el techo.

Concéntrate en un punto fijo delante de ti para contar tus rotaciones. Ahora gira en sentido del reloj hasta que te dé un poco de vértigo. Poco a poco, aumenta el número de giros de 3 a 21.

Respiración: Inhala y exhala profundamente a medida que giras.

Si te sientes muy mareada, entrelaza los dedos índice y anular sobre el dedo corazón de tu mano derecha y mira al pulgar. También puedes colocar una silla cerca para que te de estabilidad si sientes que te vas a caer.

RITO 2: LA «L»

Acuéstate en el suelo, extiende completamente los brazos a lo largo de tus lados y coloca las palmas de las manos contra el suelo. Si tienes problemas de espalda, INAKE-5-RITOS-TIBETANOS-RITO-2coloca los dedos debajo del sacro. Al inhalar, levanta la cabeza del suelo, metiendo la barbilla hacia el pecho. Al mismo tiempo, levanta las piernas y deja las rodillas rectas en una posición vertical. Si te es posible, extiende las piernas por encima de tu cuerpo hacia tu cabeza. Exhala lentamente bajando las piernas y la cabeza hacia el suelo, mantén las rodillas rectas y los dedos gordos juntos.

Respiración: Respira profundamente al levantar la cabeza y las piernas, y exhala a medida que las bajas.

INAKE-5-RITOS-TIBETANOS-RITO3

RITO 3: LA TORTUGA

Arrodíllate en el suelo con las rodillas separadas y alineadas con las caderas. Las manos deben estar debajo de las nalgas. Si tienes problemas lumbares, puedes poner las manos en la cintura. Lleva tu mentón al pecho. Al tomar aire contrae glúteos y adelanta las caderas llevando el mentón hacia arriba sin forzar las cervicales. Si tienes flexibilidad se arqueará un poco la columna. Al soltar el aire, vuelve a la posición inicial. Ahora descansa un poco en postura de embrión.

En esta postura se activan los centros de las rodillas (sutala), así como el 2º y 5º centro de energía: Svadishtana (chakra del sacro) y Vishuddha (chakra de la garganta), ayudando a manejar mejor las emociones y la comunicación, así como a minimizar y eliminar dolores y temores.

Respiración: Inhala mientras arqueas la columna vertebral y exhala al regresar a la posición erecta.

RITO 4: LA MESA

Siéntate en el suelo con las piernas un poco separadas y estiradas delante de ti. Siempre mantén el mentón al pecho y las manos apoyadas en el suelo a los INAKE-5-RITOS-TIBETANOS-RITO4costados. Cuando tomes aire, sube la cadera hasta quedar en la postura de puente. Cuando sueltes el aire, vuelve a la postura inicial. Descansa sentada con el mentón hacia el pecho.

Con esta postura se activan los centros de energía 3º y 5º: Manipura (chakra del ombligo) y Vishuddha (chakra de la garganta). La conexión entre ellos que es lo que hace circular la energía rápidamente.

Respiración: Respira cuando te levantes en la pose y contén la respiración mientras tensas los músculos. Exhala por completo a medida que bajes.

INAKE-5-RITOS-TIBETANOS-RITO-5RITO 5: LA COBRA

Colócate en la postura de perro mirando hacia abajo. Coloca los talones y las palmas de las manos contra el suelo; las piernas estiradas, la cadera arriba, los hombros en línea con los brazos y el mentón hacia el pecho. Cuando tomes aire, baja a postura de perro mirando hacia arriba; apunta los pies y las manos que te sujetan. Mantén la columna arqueada y el mentón arriba. Cuando sueltes el aire, vuelve a la posición de inicio. Descansa en postura de cocodrilo acostada boca abajo.

En esta postura se activan todos los chakras, pero principalmente 3º, 4º y 5º centros de energía: Manipura (chakra del ombligo),  Anahata (chakra del corazón)  y  Vishuddha (chakra de la garganta).

Respiración: Inhala en el perro mirando hacia arriba y exhala a medida que te empujas a perro mirando hacia abajo.

En este vídeo puedes ver una secuencia completa de los cinco ritos tibetanos.

BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA CONTINUADA DE LOS 5 RITOS TIBETANOS

Los beneficios que aporta la práctica diaria de los cinco ritos tibetanos son muy variados y no sólo se dejan notar en exterior. Además de sentir una mayor liviandad en tu cuerpo y una nueva agilidad, esta práctica:

  • INAKE-5-RITOS-TIBETANOS-SECUENCIALevanta el ánimo y aporta alegría de vivir.
  • Mejora el estado de nuestro sistema respiratorio y amplía nuestra capacidad pulmonar.
  • Mejora nuestra digestión y regulariza la función intestinal.
  • Estimula la circulación.
  • Regulariza el sistema nervioso.
  • Activa y estimula el sistema endocrino.
  • Alivia los dolores pre-menstruales.
  • Reaviva la energía sexual.
  • Actúa sobre el sistema óseo, previniendo la osteoporosis.
  • Oxigena el organismos.
  • Drena el sistema linfático y promueve una profunda desintoxicación del organismo.
  • Mejora la postura.
  • Flexibiliza la columna
  • Estimula la irrigación sanguínea al cerebro, lo que estimula el pensamiento claro y la agudeza mental.

Si no has practicado otros ejercicios antes, puedes tomarte una foto del estado general de tu cuerpo y volver a fotografiarte dos meses después para ver los resultados. ¡Yo ya empiezo a notarlos!

¡Empieza a practicar y cuéntame cómo te vas notando! 🙂

también te puede interesar

los cinco ritos tibetanos

Entradas recomendadas

1 Comentario


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.