Inake-Rituales adultos

Lammas o la Fiesta de las Cosechas es un momento en la Rueda de Ana en el recogemos los frutos de lo cosechado durante los primeros seis meses del año. Además agradecemos a la Madre Tierra por toda su abundancia y amor incondicional.


En las antiguas tradiciones paganas, Lammas simbolizaba el inicio de los días que llevarían al Otoño, un momento en el que —dentro del misticismo ancestral ligado a la naturaleza– el Dios-Sol comenzaba a perder su fuerza ante la atenta mirada de la Diosa-Tierra, que ofrecía toda su abundancia y magnificencia, y se preparaba para reinar en los siguientes meses del año.

Esta festividad forma una polaridad con Imbolc o la Fiesta de la Candelaria (1 de febrero), momento del año en que sembramos las semillas que veremos madurar en plenitud ahora, en Lammas.

En el vídeo que tienes más abajo te cuento un poquito más y te invito a realizar un ritual. Este ritual tiene dos partes: una meditación para conectar tu útero y tu corazón y una pequeña danza final para que tu cuerpo recuerde todo los mensajes que te hayan podido llegar.


¿No puedes quedarte a ver el vídeo? Escucha esta píldora en formato podcast:

[spreaker type=player resource=»episode_id=22297949″ width=»100%» height=»200px» theme=»light» playlist=»false» playlist-continuous=»false» autoplay=»false» live-autoplay=»false» chapters-image=»true» episode-image-position=»left» hide-logo=»false» hide-likes=»false» hide-comments=»false» hide-sharing=»false» hide-download=»true»]

Tienes todas las píldoras de sabiduría femenina para la vida cotidiana en Spotify.

Lammas marca un punto importante dentro de la Rueda de Ana. Si sigues el blog y los diferentes rituales y retos que os he ido planteando en relación con la rueda del año, ya sabrás que en Yule renacemos; en Imbolc conectamos con la magia de nuestra niña interior. En Ostara abrazamos la fuerza de nuestra guerrera. El caso de Beltane nos abrimos al placer y al poder de creación que nos proporciona nuestra Amante interna. En Litha parimos nuestras propias creación y nos convertimos en reinas y soberanas de nuestra vida y de nuestro propio poder. Con Lammas recogemos los frutos de nuestras creaciones y nos abrimos a la gratitud y la abundancia de la Tierra. En Mabon conectamos con la sombra y nos preparamos para desprendernos de aquello que ya debe morir… una muerte que ocurrirá en Samhaim.

En el misticismo de las antiguas tradiciones paganas, Lammas simbolizaba el inicio de los días que llevarían al Otoño.

Es un momento en el que el Dios Sol comienza ya a perder su fuerza ante la atenta mirada de una Diosa Tierra que nos ofrece toda su abundancia y magnificencia. Ella se prepara para reinar en los siguientes meses del año.

Esta festividad forma una polaridad con Imbolc, momento de la rueda del año que sembramos las semillas que veremos madurar en plenitud ahora, en Lammas.

Nuestra niña se ha convertido en una mujer madura, que sabe que la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas.

Sentimos confianza en quienes somos y en la mujer que nos hemos convertido. Rebosamos felicidad, amamos nuestra comunidad, nuestra familia y nuestro hogar, y encontramos sosiego en estos lugares. Sabemos nutrirnos y nutrir a nuestros seres queridos y agradecemos todos los regalos que nos ofrece la Madre Tierra. Somos capaces de abrir nuestro corazón y conectarnos con aquello que realmente nos apasiona.

La vida es más fácil en este momento de la rueda del año, más ociosa. No sentimos la necesidad de ir deprisa y encontramos placer en los quehaceres cotidianos. Sabemos que hemos llegado al amor desde lo más profundo y vemos nuestra vida como nuestra propia obra de arte: ya no está llena de obstáculos, sino de experiencias que han moldeado nuestra personalidad y nos han convertido en la mujer que somos ahora.

Sentimos una enorme gratitud por todas y cada una de esas experiencias, abrazamos nuestro corazón para dar y recibir, para ser capaces de nutrirnos y nutrir a los demás. Somos muy conscientes de que la semilla del amor que plantamos allá por Imbolc solo puede traer abundancia y prosperidad ahora en Lammas.

En el ritual que hoy te propongo para celebrar esta festividad nos vamos a centrar en la unión que se produce entre nuestro útero, ese espacio sagrado en el que plantamos las semillas del amor, y nuestro corazón, que nos permite expandir esa semilla y atraer abundancia a nuestra vida desde la vibración de la gratitud.

Lammas nos recuerda que debemos vivir desde el corazón para elevar nuestra vibración y ser capaces de magnetizar todo aquello que deseamos atraer a muestra vida.

Nos enseña que, como el viento mueve las flores y el polen cae, siempre estamos sembrando semillas y creando en nuestra vida, desde la unión sagrada entre nuestro útero y nuestro corazón.

El ritual que hoy te propongo tiene dos partes: una meditación para trabajar la unión entre el útero y el corazón y una pequeña danza, para que tu cuerpo recuerde la energía que vamos a mover.

Busca un espacio tranquilo y asegúrate de tener tiempo suficiente para dedicarte en exclusiva a este ritual. Si quieres, puedes encender velas e incienso, cualquier cosa que te lleve a crear un espacio fuera del tiempo cotidiano. Cuando lo hayas creado, siéntate en la posición de loto y prepárate para escuchar la meditación.


Antes de empezar, ten en cuenta:

Paso 1. Como cualquier otro ritual, prepara el espacio sagrado en el que vas a realizar la práctica: enciende velas, pon incienso, cojines que te hagan sentir cómoda… limpia el lugar con salvia o palo santo… cualquier cosa que te haga sentir que has salido de la cotidianidad.

Paso 2. Una vez estés preparada, escucha el ritual que encontrarás en el audio.


¡Espero que disfrutes muchísimo el ritual de Lammas y me cuentes cómo te has sentido en los comentarios!


Lammas

Entradas recomendadas

3 Comentarios

  1. Gracias por tu aportación a las mujeres. Bendiciones y camino florido para ti.

    • ¡Muchas gracias por tus bellas palabras!
      Un abrazo de corazón a corazón


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.