INAKE-Saludo a la Luna

El Saludo a la Luna es una serie de posturas realizadas en un orden determinado para crear un flujo de movimientos cuyo objetivo es conectar con tu energía femenina interna.


Las diferentes posturas que se desarrollan en el Saludo a la Luna representan las diferentes fases de nuestro satélite y, practicadas con conciencia y sensibilidad, nos ayudan a canalizar la energía lunar y sus cualidades relajantes y creativas. Calma el sistema nervioso y nos permite conectar con nuestra esencia femenina, dejando a un lado el vigor y el dinamismo solares que rigen nuestras actividades diarias.

Como el Saludo al Sol, el de la Luna –también conocido como Chandra Namaskar– las posturas que lo componen se conectan entre sí a través de la respiración: inhalamos al estirar y exhalamos al doblar el cuerpo. Sin embargo, mientras el Saludo al Sol busca activarte y darte fuerza, al conectar con tu energía masculina, el Saludo a la Luna busca calmarte y conectar con tu esencia femenina.

Puedes hacerlo antes de irte a dormir, cuando necesites estar calmada ante una determinada situación, para aliviar el estrés o incluso como ejercicio final a tus prácticas corporales diarias para conectar con lo femenino, como la danza alquímica. Con ello, enfriarás y relajarás tu cuerpo después del movimiento.

El Saludo a la Luna paso a paso

Hay múltiples variantes del Saludo a la Luna. El que aquí te propongo es muy sencilla y te resultará fácil de seguir. Comienza realizando la secuencia de 3 a 5 veces, y ve subiendo la intensidad si así lo sientes.

INAKE-Saludo a la Luna

Beneficios de practicar el Saludo a la Luna

Los beneficios del Chandar Namaskar son numerosos:

  • Ayuda a canalizar la energía lunar que tiene cualidades refrescantes, calmantes y creativas.
  • Calma el sistema nervioso.
  • Te permite conectar con tu esencia femenina.
  • Produce un profundo estiramiento y fortalecimiento de la columna vertebral, los tendones, las piernas y los músculos estomacales.
  • Tonifica el cuerpo y aporta flexibilidad.
  • Aprendes a controlar la respiración, ya que cada postura tiene asociada una fase de respiración.
  • Induce al estado meditativo ya que relaja y libera los pensamientos y sentimientos negativos.

Te animo a que lo incorpores a tu práctica diaria y me cuentes en los comentarios cómo te sientes con ello. Y si quieres profundizar en tu conciencia corporal, te invito a conocer Habitarte cíclica | Escuela Online para Mujeres Conscientes.

también te puede interesar

Entradas recomendadas

1 Comentario


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.