La naturaleza nos proporciona hierbas y plantas medicinales que nos ayudan a calmar y regular nuestro ciclo menstrual. Estas recetas eran conocidas desde antiguo y se transmitían de madres a hijas. En este artículo hablamos de las cuatro más eficaces.


La irregularidad en el ciclo menstrual o el dolor durante el sangrado no es algo que deba ser normalizado, porque es un síntoma que nos envía nuestro cuerpo para advertirnos de que algo no va como debería ir.

Puede ser normal que cada mes el sangrado se adelante o se atrase 2 ó 3 días, e incluso es normal también sentir un poco de molestias las primeras horas. Lo que no es normal es la ausencia prolongada (amenorrea), el sangrado excesivamente abundante (dismorrea) o que tu vida se paralice el primer o el segundo día por el dolor. Si es tu caso, es importante que visites a un especialista (si es posible, en medicina tradicional china).

La alimentación, los niveles de estrés, un shock emocional –producido, por ejemplo, por una ruptura amorosa– o el autocuidado que te hayas dedicado a lo largo del ciclo, son factores que debes tener en cuenta porque pueden producir inflamación, alteraciones en tu ciclo hormonal o irritación emocional.

Con todo, la naturaleza (tan sabia ella) nos ha proporcionado desde antiguo remedios en diferentes formatos que nos ayudan a aliviar los síntomas sin necesidad de recurrir a a fármacos analgésicos y antiinflamatorios, de los que cada vez se conocen más riesgos para la salud por un uso prolongado.

En el artículo de esta semana hablamos de algunas plantas medicinales que te ayudarán a regular el ciclo y prevenir los síntomas más habituales como el dolor lumbar o de viente, las cefaleas, los cólicos y la diarreas.

1. artemisa

La Artemisa (Artemisia vulgaris), que contiene aceite esencial y flavonoides, es una de las más eficaces.

Incide a nivel hormonal, comportándose como estrogénica, astringente y ligeramente antiinflamatoria. Los herbolarios la incluyen en fórmulas para disminuir el dolor y normalizar el periodo.

Sin embargo, yo la tomo en infusión, mezclándola con salvia (tiene un sabor muy fuerte y es mejor no endulzarlas, para que no pierdan sus propiedades). Te recomiendo tomar dos tazas al día, diez días antes del periodo.

La Artemisa la puedes encontrar también en forma de tintura, de la que puedes tomar 20 gotas al día, con agua o zumo de manzana.

2. salvia

La Salvia (Salvia officinalis) es estrogénica, antiespasmódica y sedante. Te puede ayudar con diversos síntomas, como dolor lumbar, debilidad, mareos, dolor de cabeza o vómitos.

Usa las hojas y las sumidades floridas para preparar una infusión simple o mixta, tres tazas al día. También puedes preparar un termo de un litro e ir tomándola a lo largo del día en sorbitos pequeños. En extracto líquido, puedes tomar hasta 30 gotas diarias en tres veces. También la encuentras en cápsulas.

Solo debes evitarla en la lactancia.

3. sauce blanco

Para calmar el dolor, sin dañar el estómago, pocas superan en eficacia al sauce blanco (Salix alba). Contiene ácido salicílico y promueve un notable efecto analgésico, antitérmico y antiinflamatorio.

Usa la corteza en decocción, mejor con otras hierbas de sabor más agradable, tres vasos diarios. En tintura o extracto líquido, puedes tomar hasta 30 gotas en tres dosis diarias.

4. cúrcuma

La Cúrcuma está considerada el Ibuprofeno natural. Tiene propiedades antiinflamatorias, analgésica y antobiótica. También es antioxidante y mejora la digestión y ye ayudará con los cólicos menstruales.

La mejor opción (¡al menos la que a mi más me gusta!) es el Curcuma Latte o Leche dorada, especialmente en las estaciones frías, porque ayuda a calentar el cuerpo.

¡Espero que esta información te ayude mucho!

Artículo publicado originalmente el 27 de noviembre de 2019.

también te puede interesar


Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.