Diosas de la Alquimia | La Reina Roja

Rosa Mystica_Diosas de la Alquimia_Reina Roja

Las Diosas de la Alquimia y sus arquetipos representan las tres fases del proceso de transformación alquímica y nos muestran el camino de iniciación. En esta nueva píldora de sabiduría femenina hablamos de la Reina Roja, el arquetipo que representa la la Emperatriz y la fase del Rubedo.

La Alquimia

En octubre del 2023 comencé a hablarte de la alquimia, qué es la alquimia, sus orígenes y sus principios fundamentales. Entonces te decía que el objetivo principal que tiene la alquimia es transformar el plomo en oro y que, esto, llevado al terreno espiritual, es una invitación a iniciar un viaje de transformación profunda que tiene como objetivo que transformes todos tus miedos, bloqueos y patrones limitantes en dones y talentos. Que descubras el oro que hay dentro de ti y abraces tu maestría interior.

Este proceso se inicia cuando el alquimista decide ir en busca de la materia prima con la que va a trabajar en el laboratorio. Esta materia prima está formada fundamentalmente por dos elementos, dos sustancias principales:

  • La energía masculina o el Rey (que en la alquimia está representada por el Sol o el Azufre filosófico)
  • La energía femenina o la Reina (que en la alquimia está representada por la Luna y el Mercurio filosófico).

Y estas dos sustancias van a ir pasando por diferentes fases de transformación, descomposición, separación y unión, hasta llegar a la Gran Obra… La Piedra Filosofal o ese ser andrógino que combina a la perfección las cualidades de su madre y de su padre, y que las utiliza para crear mundos nuevos.

Y así también nosotros, en este proceso de alquimia y transformación, descubrimos a nuestro masculino y nuestro femenino interno, y los integramos dentro de cada uno de nosotros para abrazar nuestra capacidad de creación.

Las fases de la Alquimia

Te contaba en videos anteriores que, en general, todos los tratados antiguos de alquimia afirman que el proceso de transformación de la materia prima finaliza con tres fases consecutivas: el nigredo, el albedo y el rubedo, que se llaman así por el color que la materia va adquiriendo hasta llegar al dorado.

Dentro de la espiritualidad femenina, tal y como la compartimos aquí en la Rosa Mystica, estas tres fases están asociadas a tres rosas y a tres diosas o arquetipos femeninos que nos ayudan a transmitir sus enseñanzas.

Nigredo, la Madonna Negra

El Nigredo es la fase de la muerte y la descomposición de la materia prima. Primero, la materia prima es pulverizada, mezclada y ensamblada de nuevo. Luego se la coloca en le vaso donde las dos propiedades opuestas: el Azufre filosófico y el Mercurio filosófico, se disuelven tras un largo proceso de descomposición y la materia se pudre.

Al llegar a la etapa del nigredo, la sustancia es más oscura que la noche más cerrada. A un nivel simbólico, este es el momento en que aparece el cuervo negro e indica que el proceso de renacimiento puede comenzar de nuevo.

La etapa del Nigredo está simbolizada en la Madonna Negra. Es el momento en el que el iniciado se debe enfrentar a sus sombras y con valentía debe enfrentarse a un momento en el que debe dar muerte, desprenderse o transformar, aquello que le está impidiendo dar nacimiento a una nueva versión de si mismo. Es el momento en que debemos enfrentar la muerte de una parte de nosotras mismas, una antigua versión de nosotras mismas, para poder dar a luz a lo nuevo.

Este proceso nos pide ir hacia adentro, hacia nuestra propia cueva interna, y durante este tiempo nos acompaña la energía poderosa de la Madonna Negra, que nos ayuda a transitar la oscuridad.

Albedo, la Virgen Blanca

El Albedo es la fase del lavado y la purificación. La materia en el vaso se blanquea poco a poco a través del agua, que disuelve los aspectos fijos y suprime las impurezas. La blancura aparece primero como un delgado círculo que se ensancha hasta que toda la sustancia se torna de un blanco brillante, indicando su fuerza para soportar el ardor del fuego que vendrá.

El cuervo negro es ahora sustituido por el elegante cisne blanco, que se desliza con gracia por el agua. En las culturas occidentales, el color blanco es símbolo de pureza e inocencia, y es el color que llevan a menudo las novias en las bodas. Y es que se acerca un casamiento, una unión…

En las operaciones previas, el Azufre filosófico y el Mercurio filosófico fueron separados y destruidos. Ahora están disueltos en las aguas purificadoras que los llevan de vuelta a la vida. La reina Luna aparece primero y se prepara para la unión con su amado.

El Albedo es la etapa que elimina todas las impurezas. Se describe como el agua que limpia la materia prima revelando una nueva forma. La luz ha vuelto tras la oscuridad, la vida ha vuelto tras la muerte. En nuestro proceso de transformación, nosotras comenzamos a tomar conciencia de aquello que ha muerto y la nueva etapa que comienza a surgir. El miedo y el dolor del Nigredo se transforman ahora en esperanza, y nuestro corazón se empieza a abrir.

La etapa del Albedo está simbolizada por la Virgen Blanca, que es la que empieza a alumbrar el camino de vuelta.

Rubedo, la Reina Roja

La fase roja del Rubedo comienza con el casamiento alquímico, cuando el rey Sol y la reina Luna se une de nuevo. En la noche de su boda se calienta el vaso para aumentar su pasión y para que los dos se unan en el fuego amoroso. Tras las pruebas y tribulaciones, se acabaron sus duras experiencias y el amor llena el vaso.

Así como se unen el Azufre filosófico y el Mercurio filosóficos, la materia se seca completamente y se transforma en un polvo de un rojo brillante. Esta unión los colma de alegría, ya que la intensa pasión que sienten el uno por el otro los acerca más. En medio de este calor rojo, conciben a su hijo, la Piedra filosofal. El fénix rojo se eleva de las llamas como el hijo nacido del horno ardiente.

La etapa del Rubedo está simbolizado por la Reina Roja. La mujer soberana sentada en su trono, que ha aprendido como danzar con sus polaridades internas.

La Reina Roja es como la carta de la Emperatriz del Tarot. En el Tarot Rider podemos leer:

«La emperatriz es el resultado del encuentro entre la Suma Sacerdotisa y el Mago; es la suma Sacerdotisa que ahora está embarazada. Sostiene con fuerza el cetro entre sus manos, como si tuviera que enfatizar su superioridad y poder. Es la unión de los contrarios en la que, sin embargo, predomina la esencia femenina. Lo femenino perfecto se impregna de la fuerza masculina […].

El agua de la vida que manaba del vestido etéreo de la Suma Sacerdotisa fluye ahora libre por el jardín de la Emperatriz y proporciona alimento a los árboles, arbustos y al grano maduro situado a sus pies. Su cuerpo florece y está relajado. Por debajo de sus cómodos cojines aparece un corazón, en el que se encuentra el signo astrológico de Venus. En su corona hay doce estrellas que representan los doce signos del zodiaco , la matriz de todas las creaciones de nuestro sistema solar, la matriz de nuestra tierra (en un vídeo anterior sobre la representación de la Inmaculada Concepción te hablaba de este simbolismo)».

La Emperatriz es la creación, la vida divina: representa el universo que se ha manifestado. Es poderosa, femenina y fértil. Es el arquetipo de la Tierra y de la Gran Madre, a la que todas las religiones antiguas rindieron culto.

Las Diosas de la Alquimia, ciclo de Danza Küyen

En octubre de 2023 iniciamos en la escuela un ciclo de danza sagrada ritual, o como la llamo Danza Küyen, que es la metodología específica que he creado para la escuela.

En este ciclo hemos ido explorando las enseñanzas de las tres diosas de la alquimia: la Madonna Negra (de octubre a diciembre), la Virgen Blanca (de enero a abril), y ahora estamos en el ciclo de la Reina Roja: estamos llevando al cuerpo y al movimiento las cualidades de la Emperatriz.

Vivimos como danzamos y danzamos como vivimos. De modo que la danza nos prepara para la vida. Cuando danzamos las cualidades y las enseñanzas de la Reina Roja, nuestro cuerpo despierta esa memoria y la lleva a la vida cotidiana… las muestra cuando se dan las circunstancias.

Por ejemplo, cuando tienes que poner límites, cuando quieres explorar tu sensualidad, cuando necesitas valentía y coraje… todas esas cualidades las exploras en la danza, las desiertas en tu conciencia corporal y las utilizas en tu vida cuando es necesario. Por eso la danza explora toda tus potencialidades internas.

Las tres diosas de la alquimia que hemos estado explorando en la escuela hasta ahora representan tres aspectos de Sophia, la matriz divina.

La diosa siempre ha liderado la iniciación a los misterios y la iluminación espiritual. Cuando su imagen se incorporó a la espiritualidad ortodoxa basado en un único Dios Supremo, sus enseñanzas místicas y esotéricas, que habían sido la base de las escuelas de misterios de la Antigüedad, pasaron a formar parte del Hermetismo, la Alquimia y la Magia. Y aquí es donde Sophia encontró su verdadero hogar.

Por eso, si queremos conocer las enseñanzas de la Diosa y de sus sacerdotisas, debemos bucear en la tradición de la alquimia, porque es donde la diosa encontró refugio.

En julio terminamos el ciclo de danza dedicado a las tres diosas de la alquimia con un retiro online muy especial dedicado a ella, a Sophia, y a sus enseñanzas místicas y esotéricas.

Si ya formas parte del ciclo de Danza y de las clases online de los jueves, este retiro está incluido. Si no, te invito a inscribirte y formar parte de estas danzas sagradas donde llevamos al cuerpo las enseñas del divino femenino.

Encuentras toda la información aquí>>

Espero que este contenido te haya gustado. Si es así, déjame un poquito de amor con un Me gusta o un comentario, para que pueda llegar a más gente. Y si crees que a alguien le puede interesar, no dudes en compartir. El conocimiento y la sabiduría es poder.

Con amor,

Alicia.

El Inframundo de Venus y el renacer de las Sacerdotisas Solares del Linaje de la Rosa

Rosa Mystica-El Inframundo de Venus y el renacer de las sacerdotisas solares

El Inframundo de Venus nos conecta con el Tiempo del Misterio. La diosa se encuentra en un proceso de profunda alquimia y transformación para pasar de ser Estrella de la Mañana a Estrella de la Noche. Nosotras, como seguidoras de su ciclar, también estamos mudando la piel.

Venus, la brújula que guía las enseñanzas del Linaje de la Rosa Mystica, está transitando el Inframundo y se encuentra en estos momentos en un proceso de alquimia y transformación profunda.
 
La diosa ha terminado su viaje de descenso y ya no podemos verla en el cielo nocturno, justo antes del amanecer. Ahora, está mudando de piel y está pasando de ser Estrella de la Mañana a Estrella de de la Noche.
 
Hasta que renazca de nuevo, Venus se encuentra en el Tiempo del Misterio.
 

El Inframundo: Tiempo del Misterio

En el mito de Inanna, este es el momento en que la diosa del Cielo, después de terminar su descenso, se encuentra con su hermana Ereshkigal, la diosa del Inframundo. Enfrentadas la una a la otra, se dan cuenta de que, en realidad, son una: son un espejo. Entonces Inanna es condenada a morir y, mientras esto sucede, Ereshkigal comienza a tener dolores de parto.
 
Algo muere. Y, desde ahí, algo nace.
Un mito que nos recuerda la eterna danza entre la vida, la muerte y el renacimiento.
 
Nosotras, como fieles seguidoras de este ciclar venusino, también estamos navegando por el Tiempo del Misterio. Durante el descenso nos hemos ido desprendiendo de partes de nosotras mismas, tomando conciencia de aquello que ya cumplió un ciclo en nuestra vida…. y ahora debe transformarse o morir.
 
Todo está ahora en un proceso de alquimia y transformación (nuestra relación con el cuerpo, el placer, la sexualidad, conmigo misma y los otros, la abundancia, la prosperidad…), para dejar surgir algo nuevo… Una versión de nosotras misma que desconocíamos hasta ahora. Más conectada con nuestra certeza, con la fuerza y la autenticidad que nace de un corazón radiante.

El Pétalo de Venus en Leo: liderar desde el corazón


Debemos recordar que, en esta Danza de Venus en la que ahora nos encontramos, estamos dibujando el pétalo en Leo. Las energías de Venus y Leo comandan todo el viaje, tanto el de descenso que terminar como el de ascenso que está por comenzar.
 
Y estas energías tienes que ver con el corazón y con la posibilidad de posicionarnos como líderes, tanto de nuestra propia vida como de los proyectos creativos que ahora nacen de una experiencia profunda de transformación.
 


El pétalo de Venus en Leo nos invita a encarnar el fuego de nuestro corazón:
❤️ Un corazón vibrante que está en conexión con el fuego de nuestra conciencia y el fuego de nuestro útero, para alinear en coherencia nuestro pensar, nuestro sentir y nuestro accionar.
❤️ Un corazón radiante que participa del juego de la vida y ya no teme mostrarse, compartirse, revelarse desde su autenticidad más salvaje y radical.
 

La palabra que nace del corazón


 El momento culminante de este Inframundo será la conjunción que Venus hará con el Sol en el signo de Géminis. El momento en que el Sol «quema» a Venus, la alquimiza y la transforma de Estrella de la Mañana a Estrella de la Noche.

Hay algo en este ciclo de Venus que tiene que ver con comunicarnos desde el corazón y tener la capacidad de encontrar la ruta para que nuestras palabras emerjan desde lo más profundo de nuestro ser.
 
El modo que tenemos de hablar(nos) y comunicar también está pasando por su propio Inframundo, para que la palabra pueda nacer desde el corazón.
 
Este Tiempo del Misterio nos invita a dejar morir la palabra que hemos estado utilizando hasta ahora, para que pueda renacer la palabra creadora que se pone al servicio de nuestro corazón y de nuestra expresión más auténtica.
 
A un nivel colectivo, este Tiempo del Misterio que es el Inframundo de Venus, cobra un protagonismo especial.
 
Lilith, la otra gran protagonista de este pétalo en Leo, nos invitaba, ya desde el inicio del viaje, a recuperar la palabra ancestral, la memoria olvidad de la Escuela de Misterios de Venus y las sacerdotisas del Linaje de la Rosa.
 
Y algo profundamente bello se está tejiendo en este tiempo entre velos, nieblas y misterios. Te cuento…

El renacer de las Sacerdotisas Solares del Linaje de la Rosa

Venus terminará su travesía por el Inframundo en la escuela arquetípica de Cáncer: las aguas sagradas que custodian la memoria original. Desde ahí, la diosa va a renacer, recordándonos el mito original: el nacimiento de Venus desde las aguas primordiales y cómo llega, en toda su majestuosidad, a las costas de la Isla de Chipre. 
 
Un día más tarde, convertida ya en Estrella de la Noche, Venus entrará en Leo y, desde ahí, comenzará su viaje de ascenso. La primera puerta se abrirá en la escuela arquetípica de Virgo, la sacerdotisa, y bajo el influjo de la Puerta de los Leones.
 
El llamado es claro, fuerte y muy, muy poderoso:
 
El tiempo del renacer de las Leonas Blancas, las Sacerdotisas Solares del Linaje de la Rosa Mystica, ha llegado.
Y hay una invitación muy especial a reunirnos en la montaña mágica de Monserrat, durante la apertura del portal.

Leonas Blancas es un retiro muy especial que nace de la escucha profunda de este llamado a ser parte del movimiento de despertar y ascensión. 
 
Del 8 al 11 de agosto, nos reuniremos en la montaña mágica de Monserrat como en tiempos ancestrales las sacerdotisas nos reuníamos en los círculos de piedra. 
 
En Monserrat conectaremos con la ciudad intraterrena de Monrat, donde se ancló parte de la frecuencia de Lemuria y, cuenta la leyenda, se custodia el Grial
 
Monrat se encuentra en la línea del Chakra Corazón de Gaia, desde donde se irradia la vibración de la conciencia crística, y trabaja en colaboración con las ciudades intraterrenas de Telos (Monte Shasta, EEUU), Avalon (Glastombury, UK), Urlindin (Capilla del Monte, Argentina), Isidris (Mendoza, Argentina) y Aurora (Salta, Uruguay).
 
Durante la Puerta de los Leones vamos a transitar por las cinco ceremonias de iniciación lemuriana y vamos a prepararnos para encarnar a las Sacerdotisas Solares del Linaje de la Rosa Mystica: las peregrinas y las voceras del mensaje espiritual de la Gran Madre. 
 
Si sientes la llamada, nos vemos del 8 al 11 de agosto, en Monserrat. Aquí tienes toda la información>>

Con amor,

Alicia

Los misterios gnósticos de la Muerte y Resurrección

Rosa Mystica_Los misterios gnosticos de la muerte y resurreccion de Cristo

Los misterios de la muerte, la resurrección y la ascensión de Yeshua son parte de una gran historia que hunde sus raíces en la memoria de los tiempos y nos recuerdan lo que los gnósticos llamaban el «Drama Cósmico», protagonizado por las danzas entre el Sol, la Tierra, la Luna y Venus. En esta nueva píldora de sabiduría femenina hablamos de los ritos de iniciación que forman parte de estos misterios y cómo Yeshua, gran devoto de la diosa Inanna, reprodujo su viaje al Inframundo durante la Pascua.

Esta nueva píldora de sabiduría femenina para la vida cotidiana viene con retraso. He estado unos días con una necesidad muy profunda de silencio después del retiro Oráculo que organizamos para Semana Santa. Allí se movieron energías muy poderosas y transformadoras para todas las mujeres que nos reunimos en las Cuevas de la Luz. Estas energías estaban alineadas con el Equinoccio en Aries, los portales de los eclipses, la puerta de iniciación que supone la Pascua y también con el ciclo de Venus. 

Mucha energía disponible que se ha dejado sentir en los días posteriores al retiro en la vida cotidiana, en ese darme cuenta, en mi caso en particular, que, de nuevo, la danza en el espiral me lleva a mudar la piel…. Y eso, a veces, duele… Duele en el cuerpo físico, duele en el cuerpo emocional, duele en el cuerpo relacional… Porque lo energético y lo etérico se están transformando para dar a luz a una nueva versión de mi misma. 

Por eso este podcast que te traigo viene con retraso, si lo medidos en tiempos humanos, pero siento que llega en el momento adecuado: cuando ya he atravesado todos los portales y he podido hacer una integración de todo lo que se ha movido. 

Este tiempo entre eclipses nos ha conectado profundo con una antigua-nueva mirada sobre la Pascua protagonizada por Yeshua, María Magdalena y los misterios de la resurrección… Y eso es lo que realmente vivimos durante el retiro y la semana posterior… porque como siempre digo, un retiro realmente comienza cuando termina el retiro y lo llevamos a lo cotidiano… 

La tradición de los misterios de la resurrección

Los misterios de la muerte, la resurrección y la ascensión de Yeshua son parte de una gran historia que hunde sus raíces en la memoria de los tiempos y nos recuerdan lo que los gnósticos llamaban el «Drama Cósmico», protagonizado por las danzas entre el Sol, la Tierra, la Luna y Venus. 

El modo en que la Luna se consume en la oscuridad y renace tres días después se refleja en los misterios y los ritos de la sangre menstrual y el ciclo de las mujeres, que somos, por naturaleza, las guardianas del Grial

El modo en que Venus danza con la Luna en su espiral laberíntica de descenso y ascenso, su ciclo de oscuridad y luz, su transformación alquímica de Estrella de la Mañana a Estrella de la Noche, nos vincula y nos recuerda el mito de la diosa Inanna y su descenso al Inframundo para encontrarse con su hermana Ereshkigal. 

Allí Inanna muere, renace y resucita en un rito ancestral que es el mismo que realiza Yeshua durante la Pascua. Y que realmente nos recuerda que Yeshua era un gran devoto de la Diosa.

La cruz del útero

Su crucifixión en la cruz del útero, que hace posible María Magdalena, da forma al drama cósmico, une el cuerpo y el alma, lo material y lo espiritual, y nos recuerda la verdad de lo que somos, de lo que siempre hemos sido y de lo que siempre seremos: la historia de amor entre el Cielo y la Tierra. 

Su historia, la historia de Yeshua y María Magdalena, y la escuela de misterios de la Rosa Mystica que ellos nos dejaron, son parte de un ciclo que va más allá del tiempo y del espacio. Si resuenas, es porque formas parte de la familia Christos-Sophia que ellos encarnan y estás aquí para recordar que eres parte del camino de ascensión.

Los rituales de la Pascua y su significado

Durante la Pascua, hay una sucesión de rituales que nos preparan para ser iniciados en los misterios de crucifixión y la resurrección. 

La Pascua tienen lugar después del Equinoccio de Primavera, el momento en que el Sol entra en Aries, y durante la Luna llena del mes Aries; es decir, durante la Luna llena en Libra.

Para la kabbalah mystica, el año nuevo comienza con la Luna nueva en Libra, seis meses antes, y con el Equinoccio de Otoño. Esta Luna nueva marca el inicio del reinado de la oscuridad en Gaia.

El Equinoccio de Primavera y La Luna llena en Libra inician el reinado de la luz: la resurrección del Sol después del tiempo que ha permanecido en el Útero de Gaia, en la oscuridad de la Gran Madre.

El Jueves Santo, conmemoramos la Última Cena y la ceremonia del lavado de pies que Yeshua realiza a sus discípulos. 

Esta ceremonia recibía el nombre de Mandatum o Mandamiento, por la primera palabra que se pronunciaba durante el ritual. En los Evangelios podemos leer que Yeshua les dice a sus apóstoles: «Os entrego un nuevo mandamiento: Amaos los unos a los otros como yo os he amado». Este mandamiento es centran en las enseñanzas que Yeshua y María Magdalena nos legaron y que se conocen como el Camino del Amor.

Durante la Última Cena también honramos  el matrimonio sagradas entre Yeshua y María Magdalena, quienes esa noche entraron en la gran cámara nupcial de Sophia, y se prepararon para los sucesos que iban a ocurrir en los días siguientes. 

El Viernes Santo se produce la muerte en la cruz del útero y el rito del sepulcro

El Sábado Santo es el tiempo entre la Crucifixión y la Resurrección. La pausa sagrada. El silencio. El Nous, ese espacio liminal de tiempo infinito, el punto cero. La tumba alquímica que se convierte en el útero donde la transfiguración tiene lugar. 

María Magdalena en los Misterios de la Resurrección

María Magdalena es una figura central en estos ritos y misterios. Ella fue quién preparó a Yeshua para ser el Christos, el Ungido, porque, siguiendo con la tradición de Inanna, de la que ella procede, Magdalena era la Suma Sacerdotisa, la portadora de los aceites sagrados. Juntos, como la encarnación del Rey-Sacerdote y la Reina-Sacerdotisa, Christos-Sophia, compartieron su divina misión de amor.

Ella fue quien sostuvo a Yeshua en su crucifixión. Fue ella quien estuvo en su tumba, sosteniendo el rito del sepulcro y preparado su cuerpo con aceites sagrados. Fue ella quien vio por primera vez a Yeshua después de su resurrección, regresando de los reinos de Osiris, del Inframundo de Ereshkigal.

María Magdalena fue quien se dirigió al emperador de Roma, Tiberio, y le anunció que El Christos había resucitado, y allí tuvo lugar el famoso episodio del huevo rojo, el huevo cósmico. 

La sabiduría de María Magdalena posibilitó el gran rito que Yeshua logró atravesar. Con su devoción, continuó las enseñanzas y el Camino del Amor, manteniendo la línea de la sangre real, el legado y el linaje de la Rosa Mystica que aún hoy permanecen. 

La Pascua y el Ciclo de Venus

Easter, la palabra inglesa que utilizamos para referirnos a la Pascua, procede de la diosa Ostara y esta diosa Ostara pertenece a un linaje, el linaje del hilo rojo que María Magdalena representa y que une a diosas como Artha, de la que te hablé en un podcast anterior, Astarté, Asherá, Isis, Isthar… hasta llegar a Inanna, la reina del cielo. Y esta reina del cielo no es otra que Venus, cuyo viaje de vida, muerte y resurrección encarnó Yeshua como emanación del Christos. 

Este año, durante el tiempo de Pascua ha ocurrido un hecho excepcional. Aunque como siempre digo,  en la danza cósmica no hay puntada sin hilo.

El 7 de abril, Venus y la Luna se unieron en el cielo, en esta danza mensual que ellas nos ofrecen como iniciación a los misterios femeninos. En este momento, Inanna atraviesa la última puerta en su viaje de descenso. Se prepara para su encuentro con su hermana Ereshkigal y se produce una muerte alquímica donde es crucificada para liberarse de toda falsedad y distorsión de ella misma. 

En esta puerta entramos profundo en el útero de Gaia, el lugar de las sombras y los misterios, y nos preparamos para atravesar nuestro propio rito del sepulcro. El Útero de Gaia se convertirá en una tumba donde dejaremos morir esa parte de nosotras mismas que nos aleja de nuestra autenticidad más radica. 

La apertura de esta puerta coincidió con el eclipse total de Sol en Aries, el 8 de abril. Nos recuerda que la iniciación tiene que ver con dejarnos morir, liberarnos de aquello que ya no nos sirve para transformarlo, sanarlo y, desde ahí, renacer. 

El poder de Venus y la Luna se puede sentir en toda su grandeza durante esta última puerta de descenso, especialmente si tienes miedo o resistencias a dejar ir esa parte de ti misma, de tu ego, que ha muerto. Con Venus en Aries, cuando te liberas y mudas de piel, emerge una liberación poderosa, salvaje, fiera, que nos recuerda a una Lilith que ha roto sus cadenas y se prepara para alzarse en vuelo transformada en Estrella de la Noche.